Esta tecnología reservada antes a los deportistas de élite, llega al resto de la población que no puede o no quiere entrenar de forma tradicional. Los centros BodyOn ponen la tecnología EMS 3.0 al servicio de todo aquel que quiera mejorar su estado de salud y condición física, a través de un entrenamiento personalizado bajo la supervisión de fisioterapeutas y entrenadores personales altamente cualificados, basándose en un diagnóstico preciso de las necesidades de nuestros clientes, utilizando las últimas técnicas de diagnóstico y prevención mediante estudios genéticos de última generación.

En los centros BodyOn se trabaja con la tecnología de electroestimulación alemana más avanzada del mercado EMS 3.0, y la única que cuenta con certificado sanitario. Esta tecnología utiliza dos tipos de corrientes estimuladoras, la EMS y la EMA.

La EMS se realiza a través de una consola que permite al entrenador personal controlar cada grupo muscular de forma independiente durante el entrenamiento, activando un número mayor o menor de fibras y así ajustar la intensidad según las características y metas personales del usuario.

De ésta manera podemos realizar diferentes tipos de entrenamiento como tonificación, cardiovascular, deportivo, eliminación de toxinas, anticelulítico o relajación y lograr efectos específicos, y resultados visibles en muy poco tiempo. Pero sin los indeseables efectos secundarios como lesiones y contracturas.

EMS significa “electromioestimulacion” mientras que EMA significa “activación eléctrica muscula”. Básicamente ambos sistemas producen la contracción muscular mediante la utilización de corriente. La EMS (también llamada corriente de baja frecuencia) estimula los nervios motores provocando finalmente la contracción muscular.

La EMA utiliza una frecuencia media de gran calidad que reactiva casi fisiológicamente las células musculares sin estimular los nervios, provocando la reactivación celular y un efecto profundo de volumen.

En definitiva, la EMA es por así decirlo un entrenamiento EMS 3.0: gran efectividad, efecto volumen y reactivación celular. Por eso con el entrenamiento BodyOn se busca conseguir “activar” en lugar de “estimular”. De este modo, se llegan a activar mayor número de músculos, actuando sobre los tejidos (piel, músculo y grasa) y reactivando sus respectivas células. Este tipo de corriente deja las células en un estado similar al estado previo a la división celular, aumentado el metabolismo y haciendo que las células absorban mejor los nutrientes y eliminen más rápidamente las toxinas.

QUE PUEDO LOGRAR CON EL ENTRENAMIENTO EMS

Con el entrenamiento EMS 3.0, producimos una contracción más fuerte de los músculos que los que se generan con el entrenamiento convencional. Se ha comprobado que se produce una estimulación de las fibras musculares de contracción rápida de tipo II y de los músculos más profundos.

Una persona no entrenada puede aprovechar su fuerza al máximo, de tan sólo de un 40 a un 70% de su potencial real. El entrenamiento EMS 3.0 reduce este déficit de fuerza ya que los músculos están mejor sincronizados y activados. La resistencia a la fuerza ejercida por esta tecnología hace que los resultados sean visibles desde la primera sesión.

Las ganancias de fuerza ya mencionadas por el entrenamiento EMS 3.0 se deben principalmente a un aumento en la masa muscular. Ampliaciones en la zona del pecho, los brazos y las piernas son los primeros que se notan desde los primeros entrenos.

Las posiciones prolongadas producen desequilibrios por ejemplo estar sentado en un escritorio, esto conduce a un acortamiento de los músculos del pecho con debilitamiento simultáneo de los músculos de los hombros y la espalda. Con el entrenamiento EMS 3.0, se puede realizar una activación selectiva de grupos musculares. Esto es especialmente importante si las diferencias musculares deben ser compensadas

El entrenamiento EMS 3.0 se ofrece a los deportistas de alta competición, con sus numerosas técnicas y tácticas de entrenamientos específicos, como una alternativa de ahorro de tiempo para el entrenamiento de fuerza convencional.

El entrenamiento EMS promueve una reducción sostenida del peso y de la grasa corporal:

– La alta actividad metabólica durante muchas horas después del entrenamiento EMS 3.0 provoca un mayor consumo y el crecimiento sostenible de la masa muscular, así como un aumento significativo en la tasa metabólica basal.

– En las mujeres, el entrenamiento EMS 3.0 se nota especialmente en las áreas problemáticas de la cintura, las caderas y los muslos, al mismo tiempo que en el pecho y los brazos.

– En los hombres, el entrenamiento EMS 3.0 lleva a la disminución de la circunferencia de la cintura y al mismo tiempo a un ligero aumento de los músculos de los glúteos. Otro efecto significativo es el aumento de la hipertrofia en los brazos, el pecho, la espalda y las piernas.

Entrenamiento EMS 3.0 promueve el flujo sanguíneo muscular y por lo tanto ayuda a liberar la tensión en los músculos y las contracturas.

Varios estudios han demostrado que se puede acelerar eficazmente la reconstrucción muscular después de la cirugía con el entreno con EMS. Es especialmente prometedora para su uso en la fase aguda, que ha demostrado con ello una mejor recuperación.