La frecuencia media modulada empleada en todos los Centros BodyOn es un desarrollo exclusivo perseguido por un equipo de Doctores expertos en esta tecnología en Alemania.

Su origen proviene de estudios llevados a cabo en Rusia donde se analizaban dos tipos de corrientes, siendo una de ellas, la que se venía utilizando desde años atrás, de baja frecuencia que ya de por sí proporcionaba eficaces resultados musculares, mientras que su alterna utilizaba la frecuencia media principalmente en forma de interferencias o con modulaciones que estimulaban los nervios.

Tras años de estudios, y como consecuencia lógica dados los casos de éxito, ambas corrientes procedieron a aunarse, creando así el primer equipo de EMS (Electrical Muscle Stiminulation), denominado “AmpliMed” que combina ambas formas de modulación, surgiendo así equipos de electroestimulación de baja y media frecuencia.

Una parte muy importante de esta evolución se atribuye a los estudios realizados por el Doctor. U. KNOP y al grupo de científicos MET‘A eV.

Igualmente, el Proferor SENN comprobó el extraordinario efecto sobre la musculatura de la terapia con frecuencia media y, por primera vez, se procedió a analizar la terapia de interferencias en su publicación “ELECTROTERAPIA” (de editorial Thieme) en comparación con la terapia de frecuencia media. En este libro se especifica, entre otras puntualizaciones, que “… las fibras musculares muestran una capacidad de respuesta ante un estímulo especialmente elevada con corrientes de frecuencia media y una más bien moderada con corrientes de baja frecuencia”. (SENN, 1990, página 90).

El Doctor LANGE, por su parte, explicó continuamente que la terapia de frecuencia media se debía clasificar más allá de la terapia de interferencia, especialmente por la auténtica modulación de amplitudes, particularidad que reveló el método MET utilizado en AmpliMed. Y así, LANGE la incluyó en 2002 en el nuevo manual estándar de la editorial Springer ”MEDICINA FÍSICA”, advirtiendo de que MET, como concepto de empleo sincronizado de dos tipos de corriente era totalmente innovador y exclusivo, siendo utilizado por primera vez en el método MET. Amplimed ha sido aplicado con éxito durante años, entre otros muchos tratamientos, en medicina deportiva en la terapia para pacientes con ataques de apoplejía en el deporte de competición.

Posteriormente, especificaremos estudios en los que la combinación de ambas frecuencias es la clave ya que nos permite la consecución de una recuperación funcional en cortos períodos de tiempo, constituyendo una parte esencial y necesaria para la aplicación médica de la electroestimulación asistida por profesionales en fisioterapia y osteopatía.