Con el tratamiento EMA 3.0 basado en entrenamientos con electroestimulación, no es necesario sobrecargar el ejercicio con elevados pesos, sino más bien por la estimulación directa con lo que conseguimos ejercicios más suaves sin dañar las articulaciones y el sistema músculo esquelético.

Las ganancias de fuerza por el entrenamiento EMS 3.0 se deben principalmente a un aumento en la masa muscular. Ampliaciones sobre todo en la zona pectoral, los brazos y las piernas son los primeros grupos en notar los efectos del tratamiento y posteriores entrenos.

El desequilibrio en los músculos posturales de la espalda, el abdomen y el suelo pélvico son unas de las patologías más generalizadas en la población. Con el entrenamiento EMA 3.0 podemos hacer frente a estos grupos musculares y entrenarlos con eficacia. Al mismo tiempo la mala postura compensatoria puede ser corregida, lo que conduce en última instancia a una mejora postural y del movimiento. Son notables los resultados alcanzados en la reeducación del suelo pélvico tras un parto y el tratamiento sobre el dolor de espalda, ya que se produce una ausencia del dolor en un período muy corto de tiempo y lo que es más importante duraderos en el tiempo.

Entrenamiento EMA 3.0 promueve el flujo sanguíneo muscular y por lo tanto ayuda a liberar la tensión en los músculos y las contracturas.

Reparación del músculo después de una cirugía:

Varios estudios han demostrado que se puede acelerar eficazmente la reconstrucción muscular después de la cirugía con el entreno con EMA. Es especialmente prometedor para su uso en la fase aguda, ya que se ha venido demostrando con ello una mejor recuperación.

El tratamiento y posterior entrenamiento con EMA 3.0 está altamente recomendado para todos aquellos pacientes cuya condición física no les permite realizar un entrenamiento convencional o sólo lo pueden hacer de forma limitada.

Gracias a sus numerosas posibilidades de empleo, es muy eficaz para realizar un amplio número de tratamientos terapéuticos, como por ejemplo:

• Recuperación y desarrollo de los músculos tras una enfermedad o accidente.

• Recuperación total o parcial de la libertad de movimientos.

• Refuerzo del aparato locomotor para tener una mejora en la calidad del caminar.

• Estabilización de las articulaciones.

• Aumento de la resistencia muscular.

• Fortalecimiento de los músculos flácidos, como en el caso de los músculos abdominales y suelo pélvico tras el parto.

• Reeducación del suelo pélvico.

• Refuerzo del entrenamiento sistemático y preciso del caminar en forma de curso de marcha.

• Tratamientos precisos en medicina deportiva.