Tal vez hayas oído hablar alguna vez de la rabdomiolisis y de sus consecuencias y que eso te haya producido cierta reticencia a la hora de realizar alguna actividad física. Esta patología puede surgir por muchas más razones que por el mero ejercicio físico descompensado.

Pero exactamente, ¿qué es?

La rabdomiolisis es la situación en la que el músculo sufre cierto daño, un pigmento proteínico llamado mioglobina se libera en el torrente sanguíneo y filtrado fuera del cuerpo por los riñones. La mioglobina se degrada en compuestos potencialmente dañinos y en ciertos casos puede bloquear las estructuras del riñón, causando daño como necrosis tubular aguda o insuficiencia renal.

El tejido muscular muerto puede causar el desplazamiento de una gran cantidad de líquido desde la sangre hacia el músculo, reduciendo el volumen de líquido del cuerpo y llevando a un shock y disminución del flujo sanguíneo a los riñones. Este trastorno puede ser causado por cualquier afección que ocasione daño al músculo esquelético, especialmente traumatismo.

Entre otros factores, la causa puede ser un sobreesfuerzo, o por la realización de una actividad física extraordinaria, sea cual sea ésta e independientemente del ejercicio realizado o de las herramientas empleadas.

La rabdomiolisis puede suceder en cualquier tipo de actividad física, en una clase de spinning, en una maratón, o cualquier otro tipo de ejercicio, siempre que no haya un control del esfuerzo realizado y que éste supere la capacidad del cuerpo, o incluso por traumatismos.

¿Surge sólo por hacer ejercicio?

No sólo puede surgir por causas de actividad, sino que esta patología puede responder a muchas otras causas, como:

  • Alcoholismo (con temblores musculares posteriores).
  • Ciertos síndromes genéticos o hereditarios
  • Lesiones por compresión o traumatismos
  • Intolerancia al calor
  • Consecuencia de una insolación o deshidratación
  • Isquemia o necrosis de los músculos (como puede ocurrir con una oclusión arterial, una trombosis venosa profunda u otras afecciones)
  • Bajos niveles de fosfato
  • Convulsiones
  • Escalofríos
  • Traumatismo
  • Consumo o sobredosis de drogas, especialmente cocaína, anfetaminas, estatinas, heroína o PCP

En BodyOn somos conscientes de la rabdomiolisis y otros muchos factores y contamos únicamente con profesionales titulados en FISIOTERAPIA, TAFAD, INEF, que asesorarán al paciente y disminuirán el riesgo de sufrir esta y cualquier otro tipo de lesión, al proponerle una serie de ejercicios totalmente adaptado al paciente.

Además, nuestras clínicas poseen recomendaciones a disposición de los pacientes para evitar que el ejercicio tenga cualquier tipo de consecuencia negativa.

Cartelería interior agua

Bodyon posee en sus clínicas la única tecnología con certificación sanitaria CE y CONTANDO todas ellas con LICENCIA DE CENTRO SANITARIO de las respectivas comunidades autónomas. Esto significa que cumplen con toda la reglamentación necesaria para estar consideradas como centros sanitarios y de fisioterapia.

Certificacion-sanitaria